ENVIO GRATIS

UN AñO DE GARANTIA

HECHO EN ITALIA

DISEñADO A MANO

NUESTRAS JOYAS BRILLAN

99 DIAS PARA DEVOLUCION

Como símbolo de amor y romance, nuestras joyas con forma de corazón son el perfecto regalo para representar amistad, devoción, afecto, romance y amor eterno.

Ya en la Edad Media se utilizada el corazón para representar el amor. Obtuvo popularidad entre los siglos XV y XVI, y se amplió su uso como diseño en joyería en los siglos sucesivos.

Joyas con corazón para mamá

¡Qué puede representar mejor al amor que sentimos por nuestras madres que un collar con corazón!

Explora nuestro collar con dos corazones combinados con niños o el collar madre, bebé, corazón y manos. Ambas piezas incluyen una increíble selección de piedras Swarovski, para agregar un toque personal y de color.

Si a tu mamá le gusta presumir de niños, regálale este adorable collar LOVE para mamá con niños.

Joyas con corazones para ella

Si quieres comprar un obsequio que ella nunca olvide, pero que también represente tu compromiso con el lazo que los dos comparten, cómprale estos aretes con corazón e inicial o los aretes circulares colgantes con inicial A-Z

Si ella ama las pulseras, entonces adorará esta pulsera con corazón y nombre y, por supuesto, esta pulsera de eslabón con corazón y nombre. Puedes grabar su nombre sobre el pendiente en forma de corazón y elegir su metal preferido.

Las mejores ideas en joyas con corazones

No importa si quieres sorprenderla para San Valentín, su cumpleaños, un aniversario o graduación ¡con Solo Mio tu sabes que siempre comprarás lo mejor! 

Desde tiempos inmemoriales, las mujeres se han sentido conectadas emocionalmente con los anillos. Cómprale uno y ella nunca se lo quitará

Te ofrecemos nuestro super clásico anillo con dos piedras de nacimiento o el anillo flor grabada con piedra de nacimiento, perfectas joyas para una verdadera fashionista.

Los corazones hablan de eterna devoción, afecto, amor y están repletos de simbolismo que recuerda a la poesía del amor. Compra  joyería de Solo Mio, porque el corazón tiene sus razones…